LA RAZON Y EL PRESAGIO

Dos seres unidos en la aventura de descender a lo que parece un destino marcado: la perdición y la muerte, y, en el entorno, una sociedad que excluye y deshumaniza, mientras prosigue, indiferente, su transcurso. En una prolongada metáfora de la misma, el pasado y el presente se cruzan en encontradas secuencias: una expedición que se emprende precisamente para no alcanzar lo que sería su natural objetivo, una persecución implacable y sin sentido en el laberinto de la ciudad, acechanzas que se evidencian en el revés de lo real. En el ínterin, en tanto se cumple lo que parecería ser la condena primigenia e inherente a todo periplo humano, las estaciones previsibles: el amor y desamor, la sospecha, el oscuro llamado de la muerte.

Francisco Proaño Arandi explora, una vez más, las secuelas en el ser humano de una sociedad injustamente estructurada y la confrontación insurreccional con el mal que emana de esa situación. Todo, en el marco primigenio de una ciudad, hasta cierto punto, mítica, Quito, lo que nos permite adentrarnos, llevados por un lenguaje envolvente y barroco, en su realidad, en sus abismos y deslumbramientos.

 

::Anterior::-::Siguiente::