OPOSICION A LA MAGIA

Tres enormes fantasmas recorren las páginas de OPOSICION A LA MAGIA: la desolación de los seres condenados a la quietud, la carencia de identidad que agobia a esos seres y, el tiempo, pero considerado en su dimensión más perversa, reducido a su oficio devorador, corrosivo.

Abdón Ubidia

 

::Anterior::-::Siguiente::